DOPO IL DELITTO
Il supporto psicologico alle famiglie delle vittime
di Rossana Putignano

La historia de Mario: un amante del futuro

Share this
6 giugno, 2015 - 22:42
di Rossana Putignano

Me acogieron en su casa, me hicieron sentar en la mesa. La cocina estaba llena de fotografías, grandes fotografías, cada una de las cuales retrataba a su amado hijo, el segundo de los tres; Mario. Lo que voy a contarles es la triste historia de un joven, un cámara siciliano que tuvo la suerte, o mejor dicho, la mala suerte de encontrar a una mujer que se casó con él y se lo llevó a Madrid. Su domicilio conyugal, en Calle Magdalena n.4, se convirtió en la escena de un absurdo crimen. Casados en Taormina entre el lujo y el folclore siciliano, estaban siempre bajo los focos por ser personalidades de la televisión. Él era cámara y ella periodista. Nunca les faltaba la atención de los fotógrafos, particularmente a él, un buen chico, hermoso e inteligente, en definitiva, el novio y el hijo que toda mujer y madre quisiera tener. Todo se acabó para él el 30 de mayo de 2013, pero no para ella. Empezó una nueva vida muy pronto, muy lejos de la familia de Mario; sin embargo, no es mi intención tratar los asuntos familiares en esta circunstancia, en cambio quiero hablar de Mario y, por lo que a mí respecta, de una depresión que nunca existió.
Nosotros los psicólogos conocemos bien los síntomas clínicos de la depresión. Cito a este respecto el DSM-IV (Manual Diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales) que define perfectamente el episodio depresivo mayor como concomitancia de - por lo menos - 5 síntomas entre los siguientes:
 
  * estado de ánimo depresivo la mayor parte del día, casi cada día [...]
* disminución acusada del interés o del placer hacia todas o casi todas las actividades, la mayor parte del día, casi cada día
*
pérdida importante de peso sin hacer régimen o aumento de peso, o pérdida o aumento del apetito casi cada día.
*insomnio o hipersomnia casi cada día
* agitación o enlentecimiento psicomotores casi cada día (observable por los demás)
*fatiga o pérdida de energía casi cada día
* sentimientos de inutilidad o de culpa excesivos o inapropiados (que pueden

ser delirantes) casi cada día
*disminución de la capacidad para pensar o concentrarse, o indecisión casi cada día
* pensamientos recurrentes de muerte, ideación suicida recurrente sin un plan específico o una tentativa de suicidio o un plan específico para suicidarse” ( DSM-IV, Masson, 2005)
 

De mis conversaciones con su familia, no se destaca nada parecido, nada que pueda hacer que Mario se asemeje a un sujeto deprimido. Además, tenía proyectos a corto plazo: dentro de unos días esperaba a su familia en España. No se trató de un suicidio, está claro para todos desde hace tiempo, en particular para la fiscalía de Palermo que ha abierto una investigación por “homicidio premeditado y voluntario”.
Parecen numerosas las incongruencias en este acontecimiento, a partir de la falta total de fotografías de la escena del crimen con tecnología punta. Como ha sido declarado en el acta policial y relatado por varias cadenas de televisión que tratan crónicas de sucesos, hallaron a Mario en su domicilio colgado de la repisa de un mueble, una repisa demasiado ligera para soportar el peso de un joven de sana y robusta constitución. Además, hallaron a Mario en una posición que los médicos forenses definen de “ahorcadura incompleta”, refiriéndose a la suspensión parcial del cuerpo y al contacto de los extremidades inferiores con el suelo. También la hora de la muerte sigue siendo un misterio; teniendo en cuenta los restos de comida que se encontraron en el curso de la segunda autopsia realizada por el doctor Procaccianti (tras la exhumación) se adelanta mucho la hora del fallecimiento respecto a lo declarado por la policía.
Hay que señalar que el doctor Procaccianti observó in situ el estómago y los restos de comida en su interior: este detalle, no irrelevante, valora la hipótesis que el estómago de Mario no sufrió daños en el curso de la primera autopsia. Sin embargo, las dos autopsias, la primera (española) y la segunda realizada por Procaccianti, consideraron la hipótesis de “suicidio”.  Desde el principio, la familia de Mario nunca quiso creer en esta posibilidad, en su opinión Mario nunca hubiera podido realizar una acción anti conservativa. En cambio, parece que su mujer declaró a la policía que Mario estaba deprimido e inestable, dando fuerza a la hipótesis del suicidio, además declaró que Mario consumía habitualmente cocaína pero el examen toxicológico efectuado tras la exhumación, en el cabello de Mario, dio resultado negativo. El 5 de junio de 2013, la mujer modificó su primera versión de los hechos afirmando que Mario tenía planes para el futuro y que debió tratarse de un accidente. En este asunto la verdad aparece completamente distorsionada, quizás callada o mistificada por quién quiso despistar, como se deduce del primer Informe de policía. Esto explica por qué su familia está luchando para que se abra un procedimiento por homicidio premeditado. Quiere confiar en España como, quizás, lo hacía Mario desde que elegíó España para ser su nuevo hogar. Pide a España que tome en consideración las nuevas pruebas producidas por el peritaje... El peritaje médico-legal realizado por el doctor Livio Milone que desmiente lo declarado en la primera Asesoría Técnica española y afirma que “como se puede observar, la inspección exterior y la autopsia madrileña se realizaron de forma superficial, indigna para un profesional de Medicina Legal, hasta tal punto que no pueden ser consideradas válidas para las finalidades médico-legales”.
En efecto, al realizar la primera autopsia no se efectuó ningún examen de neuroimagen y por lo tanto pasó inadvertido el hematoma sobre el lóbulo izquierdo del cerebro que, en cambio, pudo apreciarse  durante el examen del doctor Milone, con que se puede suponer que Mario sufrió un fuerte golpe en la cabeza.
También hay que añadir el descubrimiento de los restos de comida hallados en el estómago de Mario durante la segunda autopsia que adelantan la hora de su fallecimiento; además, las hipóstasis en la espalda sugieren que el momento de la agresión Mario se encontraba en posición supina (Mario habría quedado aturdido e inerme en la cama o en el sofá). Recordamos que las hipóstasis se presentan como consecuencia de la acumulación de sangre en las partes declives del cuerpo producidas por contacto con una superficie; en el caso de la ahorcadura, estas manchas rojas se concentran en las extremidades distales superiores o inferiores (hipóstasis de la mano, del pie). No se pudo confirmar la presencia de este tipo de hipóstasis por la falta total de fotos sacadas de las manos y de los pies de Mario que hubieran permitido comprobarlo. El doctor Milone destacó además la presencia de lesiones suaves, presumiblemente producidas por la bufanda, junto a otro tipo de lesiones producidas por una atadura más rígida. Finalmente, las fotos publicadas por los diferentes periódicos que tratan de sucesos, muestran el cuerpo de Mario trasladado en camilla en posición horizontal totalmente rígida chocando con lo declarado por los medios de comunicación que hablaron de Mario arrodillado frente a las repisas. La asesoría médico-legal del doctor Milone excluye por completo que se pudiera hallar el cuerpo de Mario en posición vertical, ¿cómo es posible que el peritaje médico legal no pudo confirmar las declaraciones de la policía española?
A la luz de este dramático acontecimiento, hay que reflexionar sobre lo que la familia de una víctima tiene que sufrir después de un delito: sobrevivir al fallecimiento de su proprio hijo y a la falta de elaboración del duelo, aguantar la incertidumbre y además iniciar una investigación paralela a la de la fiscalía, pagando los gastos de forma autónoma, sin ningún tipo de ayuda económica por parte del Estado y, al mismo tiempo, medirse con la Justicia, que a veces muestra fallos imperdonables. En uno de sus vídeos él canta con voz nítida “ningún dios nos castigará” si nos queremos. Este era el mensaje que él trasmitía en su vida.
Así Mario inició un círculo de amor y solidariedad muy importante...

                                                                 “ningún dios nos castigará
                                                                       él sabe que no hay amor
                                                                               que valga menos
                                                                 nosotros somos los amantes de mañana”

                                                                                 (Gli amanti di domani, Mario Venuti)
 
AUTORES: Dr. Rossana Putignano
Traducción : Annelisa Giove

Fuentes

*DSM-IV TR (Manual Diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales, Masson, 2005)
* Asesoría técnica médico-legal doctor Livio Milone
* JDO, Instrucción n.21, Madrid, DILIGENCIAS PREVIAS, 2988/2013-D, “Informe de Autopsia” , 31 de mayo 2013
* Dirección General de Policía, Ministerio del Interior, “Atestado 34290/13 Dependencia MADRID-  CENTRO- OF DENUNCIAS” , 30 de mayo 2013

> Lascia un commento



Totale visualizzazioni: 1320